Fantasmas Muertos

Parloteo

Escucho a los poetas parlotear,
Patalear, gritar.
Los veo rasgarse las vestiduras.
¿Cuánto de esa poesía es sólo teatro,
Puro desespero de una búsqueda de sí mismos,
del envolate de nuestras vidas?

¿Dónde está el poema,
De qué punto cardinal de nuestra existencia viene la poesía?

Que aparezca el poema cierto,
Se pasee entre la manada el poeta verdadero.

El poeta grita a la inmensa pared
Pero no hay eco a su grito
Sin eco
Sin eco
Eco.

¿Qué es un poeta en el nuevo milenio?
¿Qué es la poesía?
Acaso los que nos decimos hoy poetas,
Románticos salvajes,
Somos capaces de perder una mano por un poema
-Y qué es una mano Wittgenstein-
Donar un riñón por una estrofa.
¿Quién, poetas de carrera,
es capaz de perder los lujos pasajeros
Por dos libras de poemas,
O ayunar un mes por un poemario menor?

¿Quién está dispuesto a pararse frente a la pared infinita
De la indiferencia humana?
Y gritar
Y gritar
Gritar.

Aunque su alarido no produzca el mínimo temblor.
Poesía sin eco
En los oídos sordos de los autómatas
Que consumen y destruyen con saña.

Sobre el autor

Escritor colombiano (Caicedonia, 1961). Estudió educación y filosofía en la Universidad del Valle, en Cali. Recibió su doctorado en el Graduate Center of the City University of New York con la disertación Silva y su ciudad: literatura, cultura y política en Colombia, 1880-1886. Publicó el poemario Fantasmas muertos(2002), y algunos de sus poemas están en la antología Encuentro: 10 poetas latinoamericanos en USA(2003). Es coeditor de la antología de cuentos Narraciones sin fronteras: 27 cuentistas hispanoamericanos(2004). Es editor y miembro fundador de la revista literaria Hybrido, de Nueva York. Editó y compiló el libro de ensayos Nueva novela colombiana, ocho aproximaciones críticas (2004). En la actualidad es profesor en el Departamento de Lenguas Extranjeras de Queensborough Community College of CUNY, en Nueva York.


Deja un comentario